Translate

martes, 15 de abril de 2014

EL MOLINO DE ACEITE


Actualmente derruido y abandonado (de propiedad particular) este molino de elaborar aceite de oliva se formaba por unos rulos de piedra, movidos con la fuerza de un animal que iba dando vueltas sobre el alforje, quedando la pasta lista para ser estrujada. Con la masa se iban llenando unas capachas de esparto que, superpuestas, formaban el cargo. Una enorme viga de castaño, que hacía las veces de prensa, era movida gracias a un husillo de madera sujeto al suelo mediante el pilón.
Una vez recogida la aceituna se porteaba a lomos de caballerías hasta el molino. Allí se almacenaba en trojes o se echaba directamente a la tolva para ser molturada.

 

Este tipo de molinos son una evolución técnica adaptados de las muelas romanas que eran un tipo de molino formado por un basamento circular de piedra de más de dos metros de diámetro, elevado medio metro aproximadamente sobre el suelo. Sobre este basamento se asienta la solera. Del centro de ésta, asciende un eje central que suele ser de madera o hierro y que se encaja en una viga sostenida por las paredes del recinto. La molienda se realizaba gracias a la muela que rodaba sobre la solera. Este modelo de molino fue variando según la muela fuese vertical o troncocónica.
En muchas instalaciones aceiteras, sobre todo del norte de España, se impuso un sistema combinado de molturación con rulos y batido con piedras cilíndricas. Consistía en sustituir las piedras cilíndricas del viejo molino romano por conos de piedra truncados, cuya generatriz descansaba alineada sobre la solera y así se evitaba el efecto deslizamiento. Al coincidir la superficie cónica exactamente con el sector circular recorrido, este sistema permitía un mayor

No hay comentarios:

Publicar un comentario